Saltar al contenido

¿Cómo Administrar Nuestras Finanzas Personales?

1 febrero, 2018

¿Cómo administrarnos?, ¿cómo alcanzar nuestras metas? Y, ¿cómo llegar a lo que casi todos queremos que es tener libertad financiera?

¿Quisieras poder decidir si trabajas o no trabajas?, ¿viajar cuando quieras? Al final todo es libertad financiera, tener las opciones para decidir la vida que queramos tener pero para poder llegar a eso necesitamos planificarnos.

Eso no llega solo y simplemente pasa porque sí. Es como si yo llegara y les dijera: vamos a meternos en un negocio juntos. Perfecto, ¿cuál es el plan? No, no hay plan. Metemos el dinero allí y vemos qué pasa. Yo no creo que ninguna persona invertiría en ese negocio. Un negocio sin plan, sin norte, sin nada. Así es como manejamos nuestra vida. Nadie hace un plan para sus finanzas personales. Y después nos sorprendemos cuando no llegamos a nuestras metas. Es por esto que es sumamente importante planificarnos.

Es importante hacerlo desde ahora porque todos tenemos una cantidad de años limitada para producir los activos que necesitamos y poder cumplir con todas nuestras metas. El problema es que durante las etapas de la vida normalmente no estamos planificando y ahorrando lo suficiente.

La primera etapa de la vida es de parranda, fiesta. A los 17-18 años nadie quiere hacer un plan financiero de su vida. Eso no pasa. Está bien estás en tu momento, pásala bien y ya. Pero eventualmente la persona se casa, tiene hijos, compra su propio auto y vivienda. El comentario que más se escucha en esta etapa es: el dinero no me alcanza, se me va en el niño, la escuela, las salidas, restaurantes, en todo lo que uno hace al día a día. No estamos ahorrando suficiente.

Pasan los años y el niño llega a ser un adolescente a los 12-13 años y empiezas a pensar en apoyar a tu hijo para que estudie en una universidad, al mismo tiempo que pasa esto normalmente nuestros padres están llegando a la tercera edad, y ahora que estamos en nuestra etapa productiva de hacer dinero nuestros ahorros se van a dividir por dos. Entre nuestros hijos para ir a la universidad, y necesidades diarias, y nuestros padres que si no planificaron sus finanzas personales el problema que tengan te cae a ti. Así que por más que estés trabajando productivamente se te van a ir todos tus ahorros.

Ahora, ¿Por qué tomamos malas decisiones financieras? ¿Y por qué no planificamos? Esto tiene que ver con nuestra psicología.

El cerebro del ser humano tiene dos funciones básicas y vamos a acordarnos que somos los mismos seres de hace miles de años. Somos cavernícolas bien vestidos. Y nuestro cerebro a groso modo hace dos cosas: busca placer y evita dolor. Si veo algo que me da placer voy y lo hago y si algo me incomoda o me da dolor lo evito.

Por ejemplo, con la comida. ¿Por qué la gente no está en forma? ¿Crees que no saben qué deben hacer para estar en forma? No es un secreto, todo el mundo sabe: comer saludable, no comer comidas procesadas, hacer ejercicio. Pero la comida procesada y la comida rápida nos da placer instantáneo y dolor postergado. El ejercicio para muchos es molesto porque nos sentimos cansados, sudamos y nos duelen los músculos por eso lo evitamos. Yo puedo ir al Mc Donald’s más cerca y me como dos Big Macs, esto me da un placer instantáneo y sentiré ese dolor dentro 10 años con algún valor en la sangre malo o alguna enfermedad del estómago, si lo hago seguido por supuesto.

Lo que tenemos que hacer es traer ese dolor de la enfermedad o deterioro de salud del futuro al presente para hacer una comparación real de las consecuencias de comernos esa hamburguesa y así poder tomar las decisiones correctas.
Lo mismo podemos verlo con las finanzas. Gastar dinero en cosas superfluas, consumir productos que no necesitamos y cuando no tenemos el dinero nos da placer instantáneo y el dolor va a aparecer mucho después cuando vemos que no tenemos dinero.
Como no sentimos ese dolor hoy y nuestro cerebro quiere placer, las personas toman malas decisiones financieras. Se siente bien comprar un televisor, cosas nuevas, viajar. ¡Ojo!, si tenemos el dinero no hay ningún problema, pero todos sabemos cuando hacemos y compramos cosas y no tenemos el dinero.

Si traemos el dolor al presente y tomamos conciencia de esto podemos tomar mejores decisiones financieras, ¡ En realidad no es muy complicado! Es como la comida, todo el mundo sabe lo que tiene que hacer.
¿Cuál es este dolor y las consecuencias de no planificar?

Si traemos el dolor al presente lo que vamos a tener es:

#1 Que no tengas dinero a corto plazo para metas importantes y oportunidades reales de inversión.
Conozco personas que no planificaron bien durante su vida productiva, querían ayudar a su hijo con la universidad, llegó el momento de hacerlo y no pudo. También la oportunidad de inversión. Yo tengo un cliente en específico que gana muy bien, pero gasta más de lo que gana, se le presentó una excelente oportunidad de inversión, increíble, única y el señor no pudo participar. No tiene dinero. Está endeudado.

#2 Tener que trabajar más años de lo esperados. Todos conocemos a alguien que está trabajando a sus 70 años o más, no quiere trabajar, pero no tiene opción. Eso es triste, y si no trabajan no tienen comida, medicina, techo.

#3 Tener que bajar el estilo de vida
Si una persona está acostumbrada durante toda nuestra vida a ciertas comodidades y estilo de vida cuando llegan a la vejez sin planificar tienen que bajar su nivel y estilo de vida, se deprimen y hasta se pueden llegar a enfermar.

#4 Tener que vender los activos que seas dueño
Llega un momento que no tienes dinero y tengas que empezar a vender casa, carro, finca, etc. Hay dos problemas con eso, el primero es que siempre queremos dejar algo a nuestros descendientes como herencia y el otro es que no sabemos si el mercado va a estar bueno para vender estos activos, así que podríamos recibir poco dinero por estos.

#5 Depender financieramente de otra persona
Esto es lo peor. Primero no sabemos en qué situación financiera estarán nuestros hijos. Muchos dicen: “mis hijos me apoyan”. Cuidado con eso, a veces los hijos andan hasta peor. Lo otro es que no queremos ser una carga para otra persona. No queremos causarle problemas financieros a los demás solo porque no planeamos bien financieramente.

Todas estas cosas son las consecuencias que estamos trayendo al presente para poder tomar buenas decisiones hoy. Y te digo, si no nos acordamos de la consecuencia, siempre vamos a ir por lo que nos da placer, es demasiado fácil.

¿Qué necesitamos para planificar nuestras metas?

Identificarlas: ¿Qué quiero lograr? A corto, mediano y largo plazo.

Cuantificarlas: ¿Cuánto me va a costar eso?

Y Proyectarlas al futuro: ¿Qué tengo que hacer yo para lograr eso?

Por ejemplo: si yo quiero pagar la carrera universitaria de mi hijo y mi hijo tiene 3 años, podemos buscar calculadoras en internet gratis que nos dicen cuánto debemos ahorrar desde hoy en día para tener el dinero en ese momento. Obvio, si empiezo ahora el monto es mucho menor que si empiezo después, por el tema de intereses compuestos.

En la calculadora metes los datos: que si la universidad cuesta $5,000.00 anuales por 4 años son $20,000.00, más un 6 o 7% de interés anual, el gobierno puede decir que es un 1% anual pero es mentira. Mi recomendación es hacerlo con más y así no va a faltar dinero.

Entonces si mi hijo tiene 3 años debo ahorrar, por decir un ejemplo, $100.00 por mes hasta que cumpla 17 años.
Esto lo hago con cada una de las metas que tenga y cuando llegue mi quincena, guardo $50.00 para la jubilación, $100.00 para la universidad de mi hijo $50.00 para las vacaciones del año que viene y así con todas las metas que tenga. Luego de ahorrar pago lo que tenga que pagar, alquiler, hipoteca, créditos, gastos de servicios, etc.

Es importante hacerlo así. Si no, nos vamos a gastar todo nuestro dinero primero y no nos va a quedar nada para ahorrar porque no nos alcanza.

Si una persona tiene 50 años, quiere tener un ingreso mensual de $3,000.00 cuando se jubile, quiere jubilarse a los 67 años y supongamos vive hasta los 87 años, ¡son 20 años de jubilación! Eso es mucho tiempo. Esa jubilación le va a costar $1.3M. ¿Cómo es el cálculo? $3,000.00 x mes x 12 meses (1 año) = $36,000.00 x 20 años son $720k. Los otros $580k es inflación. Eso es así, si no planificamos para eso quedamos mal en el futuro.

De nuevo estamos trayendo las consecuencias de no planificar al presente para poder tomar mejores decisiones.
Recomiendo ampliamente la página web You Need a Budget (https://www.youneedabudget.com) para que traces tus metas, saques la cuenta de cuánto debes ahorrar y tengas el dinero cuando lo necesites.
¡Deja atrás el estrés financiero simplemente organizándote!

Espero que te hayan servido estos consejos y cualquier duda que tengan por favor no duden en comentar.

WhatsApp chat